Content

0 comentarios

Transfer de foto con cola blanca


Vamos a ver cómo hacer un transfer de una foto a otro soporte, de forma casera, sin utilizar productos específicos.

Este método de transferencia, funciona con soportes porosos, como por ejemplo la madera.
No vale para transferir fotos a plásticos o cristal. (Al menos a mi no me ha funcionado). Si vosotros sabéis cómo usarlo en esos soportes, contádnoslo en los comentarios ;)

¿Qué necesito?

- Pegamento tipo Floky o Cola blanca
- Pincel o brocha
- Imagen que queramos transferir
- Impresora
- Agua
- Esponja
- Pintura blanca (opcional)
- Espátula o tarjeta de plástico

¿Cómo lo hago?

1. Lo primero es elegir la imagen que queramos trasferir e imprimirla en modo espejo, (sobre todo si esa imagen lleva letras), para que al transferirlo al lienzo se lean correctamente.

Para ello, yo utilizo Photoshop: abrimos la imagen y vamos al menú "imagen" luego vamos a "Rotación de imagen" y escogemos la opción "Voltear lienzo horizontal"
Una vez que tengamos la imagen lista, la imprimimos en la impresora de casa (la mía es láser). También vale si vamos a una copistería y hacemos una fotocopia de la imagen que necesitemos transferir.

2. Ahora preparamos el soporte sobre el que vamos a hacer el transfer. Hay que tener en cuenta que lo que se transfiere es la tinta y el poco residuo de papel blanco que podáis dejar sin quitar, por lo que debemos decidir si queremos dejar el soporte con el color original, o si queremos prepararlo de alguna manera, dándole por ejemplo, una mano de pintura blanca.

Mi soporte es la tapa de una caja con dibujos geométricos, por lo que sí que lo voy a pintar de color blanco, para que no se transparenten esos dibujos a través de mi imagen.
3. Sobre la imagen que vamos a transferir, aplicamos dos capas muy finas de cola blanca con el pincel, (la superficie debe quedar muy uniforme en todas las áreas de la foto). Damos una mano en sentido horizontal, dejamos secar, damos la otra mano en sentido vertical y dejamos secar de nuevo.
4. Volvemos a poner cola sobre todo el dibujo y lo pegamos en la superficie sobre la que queremos hacer el transfer y lo dejamos secar toda la noche.

Para que no queden burbujas que puedan levantar el papel, repasamos bien toda la superficie con un trapo, una espátula, una tarjeta de crédito...
5. Mojamos una esponja con agua y la pasamos sobre la superficie, muy suavemente, casi como si lo acariciásemos, sin hacer apenas presión, de forma que poco a poco vayamos quitando la celulosa y dejando a la vista la imagen.

A mi me gusta más hacerlo así que con los dedos porque el papel se quita de forma más uniforme por toda la imagen, ya que haciendo círculos con los dedos es más fácil hacer demasiada presión en alguna zona y estropear la imagen.

De todos modos, si se os quita la tinta demasiado en alguna zona, tampoco pasa nada, ya que el efecto desgastado va muy bien al tipo de trabajos que se realizan con ésta técnica.

¡Ojo! Este paso requiere mucha paciencia, yo recomiendo hacerlo en varias veces:
Quitar toda la celulosa que podamos hasta que veamos la imagen claramente y dejar secar.
Nos va a pasar que nos parecía que ya habíamos quitado toda la celulosa y la imagen ya había salido, pero al secarse, se queda una capa blanquecina que quita nitidez a la imagen.
Repetimos el proceso volviendo a pasar las esponja húmeda, las veces que haga falta.

A mi me gusta hacerlo así, en dos o tres veces, dejando secar entre medias, porque si estamos mucho rato aportando agua con la esponja, es más fácil que la imagen se rompa, (pero si dejamos la esponja seca también podemos romper el papel), por lo que de éste modo evitamos saturarlo de tanto líquido y logramos un acabado mejor

6. Finalmente, para proteger el trabajo, le damos una nueva capa de cola blanca por encima. Esta capa también sirve si tras el paso anterior aún nos quedaba un fino velo blanquecino, ya que con la cola o el barniz se suele disipar.

Nota. Como veis en la foto de portada, yo he añadido un poco de color gris en el borde.
Lo he hecho para unificar la tapa con el resto de la caja, pero no es necesario. Si habéis quitado más celulosa en un sitio que en otro, y os queda la imagen con bordes irregulares, no os preocupéis, porque para según qué trabajos, también queda bonito ;)
Leer más »

Seguidores

One Lovely Blog Award

One Lovely Blog Award

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *